Uruguay empezó con un mal día de Copa Davis

Tristeza, desilusión, inesperado, resultados inéditos…Son todas sensaciones
que dejó el 1er día de la serie Uruguay – Colombia, porque de manera poco
creíble se dieron los dos partidos de individuales. Alejandro González (Col)
derrotó a Pablo Cuevas por 2-6, 6-4, 4-6, 6-1 y 6-4 a primera hora y Santiago
Giraldo (Col) derrotó a Martín Cuevas por 7-6(1), 3-6, 6-3 y 6-2 a segunda hora
y así quedó Colombia a un solo partido de pasar a los ‘’Play off’’ por el
ascenso al Grupo Mundial.
En el 1º de los partidos jugados hoy, el inicio del partido se dio tal cual se
esperaba, con Pablo Cuevas imponiendo su ritmo de juego, moviendo a su
rival y con un claro 6-2 se quedó con el 1er set. Iniciando el 2º set, un rápido
quiebre de saque a favor de Pablo lo dejaba 2-1 y parecía que el ritmo del
1er set seguiría siendo netamente a favor de Uruguay, y se dieron 4 errores
no forzados para el colombiano González y un bajón de Cuevas lo dejaba
abajo 2-4 en el set. Nuevamente Cuevas empezaba a mandar en el partido y
recuperando el quiebre se ponía 4-4 y con el saque el colombiano 15-40.
Otro bajón de Pablo le dieron al colombiano 6 puntos consecutivos y se
llevaba el set por 6-4. Con el partido igualado en un set empezaron a verse
caras de preocupación en el estadio del Carrasco Lawn Tennis Club, pero otra
vez Cuevas empezaba a mostrar su buen momento en el partido, quebraba a
González y se llevaba el 3er set por 6-4. Nadie podía imaginar lo que vendría
a partir de ahí. Una pausa de 5 minutos mientras regaban la cancha y cuando
empezó el 4º set Pablo manifestaba problemas físicos, algunos pensamos en
su problema de espalda reciente pero no, eran calambres que aparecían y no
lograba moverse en la cancha, y con mucha dificultad intentaba jugar los
puntos. Así fu que González se ‘’encontraba’’ con ese 4º set por 6-1 y
entrarían a un set decisivo con Cuevas muy disminuido. Unos minutos de
tratamiento en las piernas y espalda de Pablo le daban algo de movilidad
para el inicio del set final, con un público incrédulo de lo que estaba
pasando. Mejoró algo la dinámica de Cuevas y empezó a soltar tiros
ganadores buscando el partido. A esa altura del partido la táctica del
colombiano era jugar puntos largos, mover a Cuevas por la cancha y no
arriesgar, esperar por el error de su rival. Así quebró en dos oportunidades y
sacaba una ventaja de 5-2 González. Quebró Pablo, mantuvo el saque y
entrarían a un ‘’game’’ dramático con el saque del colombiano en el 5-4.
Aciertos y errores de Cuevas dejaban el juego en 30 iguales y ahí se jugaron
los dos puntos más largos del partido, con más de 30 intercambios de golpes,
pero el cansancio era mayor en Cuevas y se vio cuando con dos errores no
forzados más le daba la victoria a Colombia, que no podía creer de qué
manera se llevaban un punto que jamás habían pensado que podían
obtener. Uruguay tampoco podía creer cómo se había escapado ese partido,
con Pablo Cuevas sintiendo calambres, algo que nunca se había vivido.
Con Colombia 1 – Uruguay 0 entraron a la cancha Martín Cuevas y Santiago
Giraldo (Col) a jugar el 2º punto. Y otro partido insólito, inesperado, raro y
cambiante se daría en la cancha 10 del C.L.T.C. De arranque 4-0 para Giraldo y
con Martín errando demasiado y cuando se presumía un partido fácil para el
colombiano, vino una reacción espectacular de Cuevas y lograba recuperar
los dos quiebres de saque y llegar al 5-5, mantuvo el propio y llegaban al 5-6
con el saque de Giraldo, que con dudas empezaba a errar muchos tiros
fáciles, hasta ponerse ‘’Bebu’’ Cuevas 30-40 y ‘’set point’’. No lo pudo
aprovechar y entraban al ‘’tie break’’ que se fue demasiado rápido a favor
del colombiano ayudado por 6 errores no forzados de Martín, y con un 7-1
Colombia se quedaba con el 1er set. En el 2º set parecía que Giraldo seguiría
de largo al ponerse 3-0 adelante y vino lo más extraño de la tarde,
empezaron una serie de errores no forzados de Giraldo que levantaron a
Martín y con 9 ‘’games’’ consecutivos se quedaría con el 2º set por 6-3 y se
colocaba en ventaja de 3-0 en el 3er set. Giraldo no entendía nada y en el
estadio aparecía la esperanza de que esta vez la suerte estaba del lado
uruguayo. Giraldo reaccionó y se ponía 2-3 y de manera poco creíble los
calambres aparecieron del lado celeste y Martín Cuevas cayó acalambrado en
una de sus piernas. Se pondría de pie, intentaría jugar, luchó mucho, pero
siempre disminuido físicamente, Giraldo empezaba a jugar seguro, con tiros
altos al fondo por el centro de la cancha, buscando no cometer errores y
esperando por los de su rival, se llevó el 3er set por 6-3 y manejando el
partido cerró el 4º set por 6-2.
¿Qué pasó? Difícil de explicar, nunca se vivió una jornada dónde los dos
jugadores se acalambraran, y eso no ocurrió por bajo rendimiento físico, si
no que mucho más tiene que ver con la tensión nerviosa que hace jugar cada
punto de manera exigida y con músculos tensos, y eso provoca estas
situaciones. Que a ‘’Bebu’’ le pudiera pasar podía esperarse y más cuando no
juega nunca partidos a 5 sets, pero lo de Pablo fue ‘’raro’’ porque viene de
jugar partidos mucho más tensos que el de esta tarde, pero parece que esta
Davis le jugó en contra.
¿Qué queda ahora? Luchar el dobles, un partido muy duro contra una muy
buena pareja de dobles, pero si Martín y Pablo Cuevas salen victoriosos este
sábado, puede ser una inyección anímica para definir la serie el domingo.
Difícil si, imposible no.
¡ ARRIBA URUGUAY !
Compartir