PARÍS / Difícil de resumir, es más, los 2 partidos de semis dejaron sonrisas y
llantos, alegrías y tristezas, satisfacción y bronca. Por eso  el Abierto de
Francia ya conoce a sus 2 finalistas. De un lado Serena Williams y del otro
Lucie Safarova (13ª). La N°1 del mundo supero de atrás a Timea Bacsinszky
(24ª) por 4/6, 6/3 y 6/0, mientras que la checa frenó el recorrido de Ana
Ivanovic (7ª)  con parciales de 7/5,775.
Sin duda alguna que una es sorpresa, la checa Lucie  que será debutante en
esta instancia.
La 13ª sembrada comenzó de atrás, ante una sólida Ivanovic, que, con
superioridad desde su servicio y un veloz quiebre en su primer turno de
devolución, se escapó rápidamente por 3-0. Pero todo se le fue nublando a
medida que la checa fue entrando en ritmo. Es más, la serbia y ex nº1 con
toda su experiencia empezó a ser desbordada.
Cuando ya se iba quedando sin margen en el set (2-5), Safarova empezó a
sentir los impactos, dejó de lado los nervios y pasó a ser más agresiva. Pego
con su devolución  en el 9º juego, con pocos primeros servicios de la serbia,
y luego, con su saque, se puso 5-5.
El dominio cambió de mano. Y  Ana Ivanovic se fue de foco por completo.
Doble falta en el primer punto del 11º game; y una más en el 12º Fueron sus
primeras dos del partido. Los nervios la superaron. Y le abrió la puerta a
Safarova, que no perdonó y volvió a quebrar. Para colmo, en el inicio del 6-5,
la serbia dejó una sencilla volea con su rival ya sin chances de llegar a  la red.
El set ya tenía una ganadora. Un 7/5.
El impacto tuvo continuidad en  el 2º set en la que, tras sacar con algunos
apuros su servicio, Safarova volvió a quebrar a Ivanovic, quien una vez más
abrió su game con doble falta. Con empujón, se puso 3-1 sin ceder puntos
con su servicio y llegó a tener chance de quiebre, pero ahí dio la sensación
de que podía reaccionar Ana Sin embargo, en un trámite parejo, la ventaja
siguió siendo de la checa.
Esa inercia llevó a que Safarova tuviera oportunidad de sacar para partido en
5-4, instancia en que los nervios dominaron la escena. Entonces lo
impensado 3 doble faltas (una en match point) en un game dramático, que
terminó en quiebre y 5-5. ¿Volvía a cambiar el rumbo del partido? La
respuesta no demoro en llegar. Un par de errores de Ivanovic se
interpusieron en ese camino. Nueva ruptura y el 6/5 para Lucie.
Maximizando las franquicias  de la serbia, Safarova volvió a quebrar
entonces  para 6-5, afinó los  puntos con su saque y en la tercera chance que
tuvo festejó su boleto a la final. Así la ex nº1 del mundo, la serbia Ana
Ivanovic se vio con su sueño de estar otra vez en una final postergado, su
marcha victoriosa tuvo un freno. ¿La responsable? Una checa llamada Lucie
Safarova que llega a su 1ª final de Grand Slam. Ahora la espera la nº 1 del
mundo.
A seguir fue el turno de la morena nº1  del mundo salir a escena, y otra vez
desde el vamos quedo en desventaja. Serena estuvo contra las cuerdas, set y
quiebre abajo ante una rival que se mostraba agresiva y aprovechaba cada
chance. En paralelo, la estadounidense parecía ida del partido por sus
complicaciones físicas, dejando ver una imagen repetida en distintos tramos
de la temporada: desplazamientos lentos, cabeza gacha en las transiciones y
una tos permanente.
Pero una vez más, la N°1 del mundo resurgió, como el ave Fenix.  Con
Bacsinszky al servicio 6/4 y 3-2, la norteamericana inició un parcial
demoledor: 10 games disputados, 10 games ganados.
Hasta ese punto, Serena no había quebrado una sola vez a la suiza. Pero todo
lo anterior quedó rápidamente borrado de la cancha. Incluso la explosión
ofensiva de Bacsinszky, que mutó en un error tras otro.
En definitiva, nuevo obstáculo superado para la menor de las Williams y
acceso a su 24ª definición de Grand Slam, donde ostenta un récord de 19-4.
Ya  ha logrado superar  a Martina Navratilova y Chris Evert (ambas con 18) en
la lista de las más ganadoras de la Era Abierta, ahora va por la marca de la
alemana Steffi Graf (22), la N°1 en esa nómina.
En contrapartida, para Bacsinszky, por lo pronto, queda el consuelo de
saberse Top 15 desde el próximo lunes, como premio a un 2015 de ruptura
para ella: dos títulos, una final y este enorme recorrido en París.
Recordemos, lo dijimos ayer “2 años atrás, pensaba abandonar el tenis y se
había puesto a trabajar en un hotel”. Hoy estuvo a un paso de ser finalista en
Roland Garros. La vida tiene vueltas de tuerca, cuando menos te lo esperas
hay revancha a la vuelta de la esquina. Que lo diga Timea.
Se va el jueves, y con el 2 sonrisas pueblan la tarde parisienes, mientras
otras 2 dejan tristezas en la melancolía del jour que da paso a “la nuit” La
ciudad luz tiene un brillo diferente.
Compartir