Pablo Cuevas luchó pero tuvo enfrente a un zurdo encendido
Pablo Cuevas luchó pero tuvo enfrente a un zurdo encendido

RIO DE JANEIRO / La fiesta fue local, y “a Cidade Maravilhosa” festejó como si fuera carnaval. Es que Thomaz Bellucci superó a Pablo Cuevas en un partido largo emotivo, con alta dosis de suspenso. En 3 sets el tenista de Sao Paulo se quedó con el boleto a 8º de final.  El zurdo tuvo un arranque demoledor con su drive de izquierda que marcó winners y fue un azote en ese 1º parcial un 6/2 con rapidez y el panorama que pintaba feo. El salteño no encontraba respuestas al ataque continuo del norteño, y ojo que Pablo sacaba bien, pero el zurdo paulista forzaba desde la devolución. En el inicio del 2º set el salteño busco variante, utilizó el golpe con slice y los cambios de ritmo buscando frenar el aluvión. Y pareció tener éxito ya que en el 3º game logró la ruptura para ponerse 2-1, a seguir confirmó y el 3-1 parecía dar fuerzas.  De allí  en más los dos conservan sus servicios y Pablo lo cierra por 6/4. Poniendo una cuota de suspenso y abriendo las puertas de la ilusión.

El inicio del 3º set fue a todo o nada, con la adrenalina a full, el suspenso mandando, las tribunas enfervorizadas como si fuese el clásico Uruguay-Brasil del fútbol. El momento de inflexión llegó en el 4º game cuando sacando Pablo, el paulista lo quiebra y se coloca 3-1 arriba. A seguir Bellucci lucha para estirar a 4-1. En el 7º game es el salteño que logra quebrar con el saque de Bellucci que servía para el 5-2 que pasa a ser 3-4. Allí el paulista solicita médico debido a ampollas en los pies, párate, y más suspenso, por saber si el tenista norteño podría seguir… La respuesta llegó enseguida, Bellucci vuelve encendido y le logra romper el saque otra vez a Pablo para poner el 5-3 y a servir para el partido. Ese 9º gane tiene algo de suspenso, ya que el salteño salva 2 match points, o más que eso lo desperdicia Bellucci, pero al final lo cierra. 6/3 y boleto a 8º ante el delirio de las tribunas.

Fin de los Juegos para el salteño que luchó pero tuvo enfrente a un zurdo encendido.

FotoAFP
Compartir